REFORMA FISCAL: EN ENERO SE MODIFICARÁN LOS PRINCIPALES PRODUCTOS FINANCIEROS

 

28 Noviembre 2014

 

A partir del próximo enero cambia la fiscalidad de los principales productos financieros. Se pagará menos por las plusvalías generadas por los fondos, se elimina la exención aplicable a los primeros 1.500 euros obtenidos por dividendos, cambia la fiscalidad del ahorro.

A continuación se resumen los principales cambios:

 

Cuentas Corrientes

La fiscalidad de las cuentas corrientes no cambia de forma sustancial con la llegada de la reforma fiscal. De hecho, mantiene sus mismos atributos y sólo varían los tipos de tributación, que en realidad son aplicables al conjunto de rentas y que serán los siguientes en 2015 y 2016.

 

Depósitos

La fiscalidad básica de los depósitos no cambiará en 2015 y 2016. Se seguirá pagando impuestos por los beneficios generados aunque lo harán a unos tipos diferentes, un poco más reducidos en 2015 y posteriormente en 2016:

 

Fondos de inversión

Cambian los tipos a los que tributan: algo muy favorable, ya que pagaremos menos impuestos por las plusvalías generadas.

Se eliminan los Coeficientes de Abatimiento en el caso de ventas de activos comprados antes de 1994. Los Coeficientes de abatimiento permiten aplicar una reducción a las ganancias patrimoniales derivadas de la venta de elementos patrimoniales no afectos a actividades económicas adquiridos con anterioridad al 31 de diciembre de 1994. Esta reducción aplica a la ganancia obtenida hasta el 20 de enero del 2006.Se creó con el objetivo de incentivar el ahorro a largo plazo.

 

Actualmente parte de la plusvalía obtenida por la venta de un fondo de inversión comprado antes de 1994 está exenta. Al suprimir los coeficientes de abatimiento, el importe sobre el que se tributará será superior. Puede suceder que los inversores que se encuentre en dicha situación les convenga vender el/los fondos que cumplan estas características antes de que finalice el 2014.

 

Con la reforma fiscal prevista para el 2015 se tributará por la ganancia total generada entre la compra y la venta. Hacienda fija un límite de 400.000 euros que no se aplica individualmente por cada operación, sino que se tiene en cuenta la suma total de ganancias patrimoniales (en acciones, fondos de inversión, venta de inmuebles) a partir del 2015, hasta que se agoten los 400.000 euros).

 

Acciones

Se elimina el Régimen transitorio de los Coeficientes de Abatimiento; desaparecen también las diferencias entre cómo tributan los beneficios en función del periodo en el que se han generado. Dicho de otra forma, en 2015 todas las rentas tributarán igual y lo harán en función de las rentas del ahorro, independientemente de si has tenido las acciones un mes, dos meses o tres años. También se reducen los tipos, lo que es favorable para el inversor, ya que pagará menos impuestos.

 

Con la reforma fiscal 2015: Tributará cada euro de ganancia generada entre el momento de la compra y el de la venta (Precio de compra – precio de venta – gastos asociados a la compra – gastos asociados a la venta).

 

Dividendos

La fiscalidad de los dividendos es una de las que más cambian con la reforma fiscal y no precisamente para mejor. La nueva normativa elimina la exención aplicada a los primeros 1.500 euros obtenidos por esta vía. Así, habrá que pagar impuestos por el total de los dividendos cobrados, medida que perjudica sobre todo al pequeño inversor.

 

Letras del Tesoro y Renta fija

La reforma no cambia nada en lo referente a la fiscalidad de las Letras y Bonos. De hecho, sólo varían los tramos del ahorro, que serán diferentes a partir de 2015, y más beneficiosos para el ahorrador.

 

También a partir de 2015 se podrán compensar pérdidas o ganancias procedentes de rendimientos de capital con ganancias o pérdidas procedentes de las transmisiones de elementos patrimoniales con algunas limitaciones, pero que serán más flexibles para el contribuyente.

 

Planes de pensiones y PPA

La reforma fiscal cambia bastante el panorama de los planes de pensiones. En primer lugar, se crea un nuevo supuesto de rescate (liquidez), para las aportaciones de más de 10 años. De esta forma, a partir de 2015 se podrán recuperar las aportaciones realizadas una vez hayan transcurrido 10 años, que empezarán a contar a partir del 01/01/2015 (si usted actualmente tiene un plan de pensiones y la aportación más antigua es del 2000, solo podrá acogerse al nuevo supuesto de liquidez en el 2025, manteniendo intactas todas las ventajas fiscales). A partir del 1 de enero de 2015, las aportaciones máximas se reducen. El límite financiero pasará a ser de 8.000 euros independientemente de la edad que se tenga, ya no se hace distinción entre mayores y menores de 50 años.

 

Existe un régimen transitorio para las personas que ya se hayan jubilado y todavía no hayan cobrado su plan.

- Jubilados entre 2009 y 2014: tendrán de plazo ocho ejercicios desde la fecha de su jubilación para rescatar el plan con este beneficio fiscal.

- Jubilados antes de 2009: podrán aplicar la reducción del 40% si recuperan el dinero antes del 31 de diciembre de 2016. Disponen, pues, de un año.